Tipos de Sociedades: ¿Qué es una Sociedad y cuáles son sus variantes?

Crear una sociedad es un paso importante para establecer una empresa o un proyecto conjunto. Al considerar formar una sociedad, es fundamental comprender los diferentes tipos de sociedades jurídicas que existen y evaluar cuál se adapta mejor a las necesidades y objetivos de todos los involucrados.

En este artículo, exploraremos los distintos tipos de sociedades jurídicas, desde la Sociedad Limitada (SL) hasta la Sociedad Civil, pasando por la Sociedad Anónima (SA), la sociedad laboral, la cooperativa y la sociedad profesional. Cada una de estas opciones tiene su propia estructura, características y procedimientos, y es importante conocerlas para tomar una decisión informada al momento de crear una sociedad.

Índice
  1. Tipos de sociedades jurídicas
    1. Sociedad Limitada (SL)
    2. Sociedad Anónima (SA)
    3. Sociedad Laboral
    4. Cooperativa
    5. Sociedad Profesional
    6. Comunidad de Bienes
    7. Sociedad Civil
  2. Características y procedimientos de cada tipo de sociedad
    1. Sociedad Limitada (SL)
    2. Sociedad Anónima (SA)
    3. Sociedad Laboral
    4. Cooperativa
    5. Sociedad Profesional
    6. Comunidad de Bienes
    7. Sociedad Civil
  3. Conclusión

Tipos de sociedades jurídicas

Sociedad Limitada (SL)

La Sociedad Limitada (SL) es una de las formas más comunes y populares de sociedades jurídicas. Se caracteriza por tener un número limitado de socios, que pueden ser tanto personas físicas como jurídicas. La responsabilidad de los socios está limitada al capital aportado, por lo que no se ven comprometidos con sus bienes personales en caso de deudas o problemas financieros de la empresa.

Entre los trámites necesarios para constituir una Sociedad Limitada se encuentran la redacción de los estatutos sociales, la aprobación de una denominación social y la inscripción en el Registro Mercantil. Además, se requiere un capital mínimo para la constitución de la sociedad, que puede ser aportado en efectivo o en bienes.

Sociedad Anónima (SA)

La Sociedad Anónima (SA) es otra forma jurídica comúnmente utilizada para crear una sociedad. A diferencia de la Sociedad Limitada, en la Sociedad Anónima no existe un límite máximo de socios, lo que permite la participación de un gran número de inversores. La responsabilidad de los socios también se encuentra limitada al capital aportado.

Los trámites necesarios para constituir una Sociedad Anónima son similares a los de la Sociedad Limitada. Es necesario redactar los estatutos sociales, elegir una denominación social y cumplir con los requisitos establecidos por el Registro Mercantil. Además, se debe realizar una evaluación inicial de los bienes aportados para la constitución de la sociedad.

Sociedad Laboral

La Sociedad Laboral es una forma especial de sociedad que se caracteriza por la participación tanto de socios trabajadores como de socios capitalistas. Los socios trabajadores deben formar parte de la plantilla de la empresa, aportando su trabajo y conocimientos en la misma. Los socios capitalistas, por otro lado, deben invertir capital en la sociedad.

La Sociedad Laboral tiene sus propias características y procedimientos específicos. Se debe establecer un contrato laboral con los socios trabajadores, que incluye un salario y la participación en los resultados de la empresa. Además, se debe cumplir con los requisitos establecidos por la legislación laboral y mercantil.

Cooperativa

La Cooperativa es una forma de organización empresarial basada en la colaboración y el trabajo conjunto. Se caracteriza por ser propiedad y estar controlada por los propios socios, que toman decisiones democráticamente. Los beneficios obtenidos se reparten entre los socios de manera equitativa.

La constitución de una Cooperativa requiere de la redacción de los estatutos sociales, la elección de una denominación social y la inscripción en el Registro de Cooperativas. Además, se deben cumplir con los requisitos establecidos por la legislación cooperativa.

  Nueva normativa del IVA para el ecommerce

Sociedad Profesional

La Sociedad Profesional es una forma jurídica específica para grupos de profesionales que desean ejercer su actividad en común. Está reservada para actividades que requieren titulación profesional, como abogados, médicos, arquitectos, entre otros. Los profesionales que forman parte de la sociedad deben ser socios y colaboran en la toma de decisiones y en el desarrollo de la actividad profesional.

Para constituir una Sociedad Profesional, es necesario cumplir con los requisitos establecidos por la legislación específica de cada profesión. Además, se deben redactar los estatutos sociales, elegir una denominación social y cumplir con los trámites de inscripción correspondientes.

Comunidad de Bienes

La Comunidad de Bienes es una forma simple de sociedad que puede ser utilizada por autónomos o profesionales que desean compartir la titularidad de determinados bienes o activos. En este caso, cada socio responde personal y solidariamente de las deudas y obligaciones contraídas por la comunidad.

La constitución de una Comunidad de Bienes no requiere de trámites formales ni de capital mínimo. Sin embargo, se recomienda redactar un contrato privado en el que se establezcan los derechos y obligaciones de cada socio.

Sociedad Civil

La Sociedad Civil es una forma jurídica que se utiliza principalmente para desarrollar actividades profesionales en común. Está conformada por dos o más socios que aportan su trabajo y conocimientos en la actividad de la sociedad. Cada socio responde personal y solidariamente de las deudas y obligaciones contraídas por la sociedad.

Para constituir una Sociedad Civil, es necesario redactar un contrato de sociedad en el que se establezcan los derechos y obligaciones de cada socio. Además, se debe inscribir la sociedad en el Registro Mercantil y cumplir con los requisitos establecidos por la legislación civil.

Características y procedimientos de cada tipo de sociedad

Sociedad Limitada (SL)

La Sociedad Limitada (SL) se caracteriza por tener un número limitado de socios, que pueden ser tanto personas físicas como jurídicas. La responsabilidad de los socios está limitada al capital aportado, lo que significa que no se ven comprometidos con sus bienes personales en caso de problemas financieros o deudas de la empresa.

Para constituir una Sociedad Limitada, es necesario:

  1. Redactar los estatutos sociales: Los estatutos sociales son el documento que regula el funcionamiento de la sociedad y establece los derechos y obligaciones de los socios. Debe incluir información como la denominación social, el capital social, la forma de administración, entre otros aspectos.
  2. Elegir una denominación social: La denominación social es el nombre bajo el cual se identificará la sociedad. Debe ser única y no puede coincidir con el nombre de otra sociedad ya existente.
  3. Inscribir en el Registro Mercantil: Una vez redactados los estatutos sociales y elegida la denominación social, se debe realizar el trámite de inscripción en el Registro Mercantil correspondiente.
  4. Aportar el capital mínimo: La Sociedad Limitada requiere de un capital mínimo para su constitución. Este capital puede ser aportado en efectivo o en bienes, y debe ser suficiente para cubrir las necesidades iniciales de la empresa.

Sociedad Anónima (SA)

La Sociedad Anónima (SA) se caracteriza por no tener un límite máximo de socios, lo que permite la participación de un gran número de inversores. Al igual que en la Sociedad Limitada, la responsabilidad de los socios está limitada al capital aportado.

Los procedimientos necesarios para constituir una Sociedad Anónima son similares a los de la Sociedad Limitada:

  1. Redactar los estatutos sociales: Los estatutos sociales deben incluir información como la denominación social, el capital social, la forma de administración, entre otros aspectos.
  2. Elegir una denominación social: Al igual que en la Sociedad Limitada, se debe elegir una denominación social única para la sociedad.
  3. Inscribir en el Registro Mercantil: Una vez redactados los estatutos sociales y elegida la denominación social, se realiza el trámite de inscripción en el Registro Mercantil correspondiente.
  4. Aportar el capital mínimo: La Sociedad Anónima también requiere de un capital mínimo para su constitución. Este capital debe ser aportado en efectivo o en bienes, y debe ser suficiente para cubrir las necesidades iniciales de la empresa.
  5. Evaluar la valoración inicial de los bienes aportados: Además del capital mínimo, se debe realizar una valoración inicial de los bienes aportados por los socios para la constitución de la sociedad.
  Comunidad de bienes: tipos, ejemplos y características

Sociedad Laboral

La Sociedad Laboral se caracteriza por la participación tanto de socios trabajadores como de socios capitalistas. Los socios trabajadores deben formar parte de la plantilla de la empresa, aportando su trabajo y conocimientos, mientras que los socios capitalistas deben invertir capital en la sociedad.

Para crear una Sociedad Laboral, se deben cumplir los siguientes pasos:

  1. Redactar el contrato laboral de los socios trabajadores: El contrato laboral debe incluir las condiciones de trabajo, el salario y la participación en los resultados de la empresa.
  2. Definir la participación en el capital social: Se debe establecer cómo se repartirá la participación en el capital social entre los socios trabajadores y los socios capitalistas.
  3. Cumplir con los requisitos legales: La Sociedad Laboral debe cumplir con los requisitos establecidos por la legislación laboral y mercantil, tanto en el momento de la constitución como durante su funcionamiento.
  4. Elegir una denominación social: Al igual que en las otras formas de sociedad, se debe elegir una denominación social única para la sociedad laboral.
  5. Inscribir en los registros correspondientes: Una vez completados los pasos anteriores, se debe realizar el trámite de inscripción en los registros laborales y mercantiles correspondientes.

Cooperativa

La Cooperativa se constituye mediante los siguientes procedimientos:

  1. Redactar los estatutos sociales: Los estatutos sociales deben incluir información como la denominación social, el objeto social, los derechos y obligaciones de los socios, la forma de toma de decisiones, entre otros aspectos.
  2. Elegir una denominación social: Se debe elegir una denominación social única para la cooperativa.
  3. Inscribir en el Registro de Cooperativas: Una vez redactados los estatutos sociales y elegida la denominación social, se realiza el trámite de inscripción en el Registro de Cooperativas correspondiente.
  4. Cumplir con los requisitos establecidos por la legislación cooperativa: La cooperativa debe cumplir con los requisitos establecidos por la legislación cooperativa tanto en la constitución como en el funcionamiento de la sociedad.

Sociedad Profesional

Para constituir una Sociedad Profesional, se deben seguir los siguientes pasos:

  1. Cumplir con los requisitos específicos de cada profesión: Cada profesión tiene sus propios requisitos y regulaciones, por lo que es necesario cumplir con los establecidos para la actividad profesional que se desea desarrollar en común.
  2. Redactar los estatutos sociales: Los estatutos sociales deben incluir información sobre la denominación social, los derechos y obligaciones de los socios, la forma de toma de decisiones, entre otros aspectos.
  3. Elegir una denominación social: Al igual que en las otras formas de sociedad, se debe elegir una denominación social única para la sociedad profesional.
  4. Inscribir en el Registro Mercantil u otro registro específico: La sociedad profesional debe inscribirse en el Registro Mercantil u otro registro específico, dependiendo de las regulaciones de cada profesión.
  5. Cumplir con los requisitos establecidos por la legislación específica: Además de los requisitos generales, la sociedad profesional debe cumplir con los requisitos establecidos por la legislación específica de cada profesión.
  Sanciones por no declarar el IVA sin actividad o ingresos de autónomos

Comunidad de Bienes

La Comunidad de Bienes se caracteriza por ser una forma simple de sociedad en la que los socios comparten la titularidad de determinados bienes o activos. Cada socio responde personal y solidariamente de las deudas y obligaciones contraídas por la comunidad.

Para constituir una Comunidad de Bienes, no se requieren trámites formales ni capital mínimo. Sin embargo, se recomienda redactar un contrato privado en el que se establezcan los derechos y obligaciones de cada socio, así como las reglas de funcionamiento de la comunidad.

Sociedad Civil

La Sociedad Civil se constituye a través de los siguientes procedimientos:

  1. Redactar el contrato de sociedad: El contrato de sociedad debe recoger información sobre la denominación social, los derechos y obligaciones de los socios, la forma de toma de decisiones, entre otros aspectos.
  2. Elegir una denominación social: Al igual que en las otras formas de sociedad, se debe elegir una denominación social única para la sociedad civil.
  3. Inscribir en el Registro Mercantil: Una vez redactado el contrato de sociedad y elegida la denominación social, se realiza el trámite de inscripción en el Registro Mercantil correspondiente.
  4. Cumplir con los requisitos establecidos por la legislación civil: Además de los requisitos generales, la sociedad civil debe cumplir con los requisitos establecidos por la legislación civil correspondiente.

Conclusión

Al considerar la creación de una sociedad, es fundamental conocer los diferentes tipos de sociedades jurídicas y sus características y procedimientos específicos. Cada tipo de sociedad tiene sus propias ventajas y desventajas, y es importante evaluar cuál se adapta mejor a las necesidades y objetivos de los socios.

Ya sea una Sociedad Limitada, Sociedad Anónima, sociedad laboral, cooperativa, sociedad profesional, Comunidad de Bienes o Sociedad Civil, cada una ofrece distintas opciones en términos de responsabilidad, número de socios, toma de decisiones y cumplimiento de requisitos legales.

Tomar la decisión correcta al momento de crear una sociedad es clave para establecer las bases sólidas de una empresa exitosa. Por ello, es recomendable contar con el asesoramiento de profesionales y especialistas en derecho empresarial para asegurarse de cumplir con todos los requisitos legales y tomar la opción más apropiada para el proyecto empresarial.

Subir
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad